Cuando te hacen un regalo sorpresa es un detalle inesperado que casi siempre hace mucha ilusión. Y si este regalo te da la posibilidad de hacerte visible a miles de personas desconocidas uno no lo puede dejar escapar, lo debe coger con fuerza e ilusión y aprovechar la oportunidad. Esto es lo que me ocurrió hace unos meses, cuando recibí un inesperado correo electrónico donde se me invitaba ha  hacerme una entrevista personal, para hablar sobre mi y mi enfermedad…