Han pasado unos cuantos meses desde mi ultimo post en el blog, ocho largos meses de inactividad. No era esa mi intención sino todo al contrario, mi ilusión era seguir compartiendo mis experiencias con la enfermedad de Stargardt, sin embargo he podido comprobar que aunque una se organicé y se planifiqué a veces es el propio entorno el que te obliga a cambiar el rumbo de lo que una desea hacer. El parón involuntario fue la consecuencia de un hecho…